Monday , 20 November 2017
News
You are here: Home » Page » Our Volunteers

On arrival EVS training.

Hoy, 20 de Septiembre, se cumplen ya dos meses de Voluntariado en la Isla de Madeira.

Precisamente, la semana anterior tuve la posibilidad de asistir a un encuentro para un “entrenamiento” de inicio de voluntariado. El encuentro se llevó a cabo en la ciudad de Braga, en el norte de Portugal. Estuvimos durante cinco días en un hotel realizando reflexiones constantes sobre el EVS a nivel general en el país, lo que personalmente me ayudó a profundizar sobre su significado a nivel individual.

En un principio ya tuve indicaciones de cómo sería este proceso, a través de un acompañamiento sobre mis tareas a realizar, mis expectativas y metas personales sobre el voluntariado, orientaciones que en el momento fueron lo bastante adecuadas para mi, ya que resultó un impulso para enfrentar esta nueva experiencia, sin coartar o provocar mayor ansiedad de la común en este tipo de cambios. El que se venía era inmenso, y estaba cargado de sueños, aspiraciones, desafíos y, por sobre todo, de todas las energías que me entregaron mi familia y amigos antes de partir.

Ya después de dos meses aproximadamente, esa orientación se hizo pequeña y no alzanzaba para las demandas ya reales de toda esta experiencia. Pronto se presentó la ansiedad, que se instala como Pepe Grillo, con diálogos interminables en la mente, y con una capacidad de inmobilizar y paralizar la voluntad que para ese momento tenía; los miedos que se encontraban inexistentes – o inconscientes – se comienzan a alimentar sin mayor problema y se inicia un círculo interminable de complicaciones. Desmotivación, Procastinación, Estrés…nunca vino la desesperanza.

La ola se había estrellado. Se venía el proceso de recogimiento para encontrarse nuevamente en la cresta, y volver a observar y rearmar el nuevo escenario. Consciente de estar en medio de esas situaciones, la esperanza decía que siempre se puede hacer algo para reorientar y tomar la responsabilidad de lo que siga sucediendo. Aquí vino la semana en Braga.

El equipo resultó un total éxito, lograron reencontrar la energía disipada para la formación de un nuevo oleaje. En principio, esperaba trabajar sobre la articulación de cada proyecto y el abordaje de estrategias para involucrarse como voluntario. Muy lejos de mis expectativas para una jornada de formación sobre el EVS, la formación apuntó directamente a las prácticas de cada voluntario, trabajando sobre las vivencias individuales, ser escuchados y escuchar, integrar nuestras experiencias e impulsarnos para continuar.

Este momento significó responsabilizarme por mis vivencias durante el voluntariado. El sentirse fuera de lugar y perderse en el oleaje es parte de aventurarse, no es un fracaso ni tampoco una incapacidad, es una dificultad por la que uno pasa no sólo durante el EVS, sino que durante gran parte de la vida. Puedo dialogar con mis capacidades, aflojar mis inseguridades haciéndolas presente y ponerme en sintonía.

Se requiere de bastante-s energía-s para la formación de esta y otras olas. Por el momento me focalizo en el proceso de formación, sólo de esa forma puedo responzabilizarme de estar en la cresta de la ola nuevamente.

Comments

comments

About Nadine

Comments are closed.

Scroll To Top