Lunes , 20 noviembre 2017
Novedades
Estás aquí: Inicio » Página » Nuestros Voluntarios
Malta y el pueblo maltés

Malta y el pueblo maltés

Pasar  tiempo en un lugar, es lo único que te puede hacer entender  el lugar en cuestión, sus gentes, su cultura, están hechas de retales de historia tejidos en un tapiz en el que se dibuja, con esos trozos de pasado, el presente que está siendo, la idiosincrasia, siempre dinámica, pues creo que es eso, el cambio que se resiste a olvidar, la evolución que deja espacio al recuerdo para seguir en desarrollo, constante, cómo el mismo paso del tiempo.

Una tarde  de domingo cualquiera en Malta, silencio en las calles sólo interrumpido por el altavoz de la furgoneta de los “doughnuts”,  atardece, la noche cae cada vez más temprano. El reloj marca las 17:38 horas y en este momento  llega el impulso de hablar del  pueblo maltés.

Un pueblo que fue invadido, saqueado, vuelto a invadir, sitiado, ocupado, colonizado, el pueblo  maltés se siente orgulloso de su territorio, su cultura y sus valores. Son reservados pero acogedores, queda algo de cada periodo vivido por esta isla y sus gentes, lo que la hace, pese a tener algunas cosas muy claras, cómo la religiosidad, un pueblo muy interesante y que está experimentando la diversificación cultural con la entrada en Europa y la llegada de gentes del noreste de África y Medio Oriente.

Es normal aquí ver a alguien que sube a un bus y se persigna y es que Malta, es un país de casi medio millón de habitantes de los cuáles más del  90% son cristianos. Las fiestas, la vida de la comunidad y el día a día giran en torno a los valores religiosos y familiares, tanto es así que se legalizó el divorcio (poco más de la mitad de la gente voto por ello, y casi la otra mitad en contra) hace unos dos años.  Iglesias en cada pueblo, un patrimonio arquitectónico inmenso del que el pueblo está orgulloso, mucho poder en la Iglesia. Otra cosa, es que al subirse a un bus, cuando ya se ha experimentado, se entiende que se persignen, aquí conducen cómo locos!!!

A  su vez Malta, se siente orgullosa de su democracia, cosa que demuestra la alta participación electoral de más de un 90%, de las más altas de Europa. A día de hoy, gobierna el Partido Laborista,  lo que significa que algunos temas sociales, según gente con la que he conversado, estén en desarrollo, pero siempre con los ojos de la Iglesia mirando atentamente.

La situación en malta, en plena crisis en Europa, parece a grandes rasgos mejor que en otros países mediterráneos, pero afronta particularidades dada sus características singulares. Es un lugar estratégico, enlace en el Mediterráneo del comercio marítimo, aspecto que la Unión Europea valora altamente y esto se nota en que aquí el grifo de fondos al desarrollo no se haya cerrado aún como en otros países vecinos. Debido al pequeño territorio de Malta y Gozo, otro de los problemas que perciben muchos malteses, es la inmigración, tanto legal como ilegal. En un país ya superpoblado y del que dicen las estadísticas hay tantos malteses en la isla cómo fuera de ella, pero cuya economía se mueve a buen ritmo, la llegada de mano de obra, cualificada y no cualificada, hace que los malteses sientan que les invaden de nuevo, por supuesto, esto lo piensa una parte de la gente.

Cuidan su patrimonio con mucha pasión y dedicación, aspecto que contrasta con lo poco que respetan sus playas y costas, por lo general dejan atrás la basura que generan, incomprensible cuando se supone que uno de los motores de la economía es el turismo de sol y playa, donde cómo en otras zonas turísticas, no todos los turistas respetan esto tampoco.

Malta vive del turismo, que se divide en tres grandes partes, el de sol y playa como comento anteriormente, el cultural (arquitectura, arqueología, religión…) y el de las academias de inglés, siendo de esta manera un destino para un amplio espectro de tipos de visitantes.

Otra de las actividades económicas punteras, son las casas de apuesta por internet, dada la laxitud de las leyes que regulan este mercado en la isla, que hace que muchas empresas de este negocio establezcan su sede en la isla.

Por lo general, Malta es un buen lugar para pasar una temporada o vivir por un tiempo indefinido si asumimos las diferencias que pueda haber respecto al lugar del que llegamos. La bolsa de la compra puede que sea un poco más cara, pero porque aquí se recurre más a pequeños comercios, no hay robos, aún dejan sus puertas abiertas y los coches con las ventanas bajadas. A mí esto me recuerda  a Fuerteventura hace unos buenos años.

Yo estoy muy a gusto aquí, a pesar de que hay que lidiar con algunas cosas con las que no estoy muy de acuerdo, la vida es tranquila si así la quieres, frenética si la buscas, lenta si te dejas perder, divertida si miras a las cosas cómo parte de la aventura de vivir y la adaptación pasa por abrir los ojos bien, pero también por quitarnos las gafas que traemos puestas de nuestro lugar de procedencia.

No hay mejor manera de aprender algo que viviéndolo, nosotros, cómo los pueblos de los que formamos parte, también estamos en constante transformación y viajar nos aporta lecciones que cambian nuestra manera de ver el mundo.3 cities desde Valleta Calle de Victoria Muralla de mdina

Comments

comments

Acerca de Juan

Aprendiendo siempre de todo lo que me rodea, atreviéndome, equivocándome, cayendo y siempre levantándome después. En esta vida, considero importante aquello que me hace sentir feliz y aquellas cosas que hago que aportan un poco de felicidad a los demás.

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top