Domingo , 18 noviembre 2018
Novedades
Estás aquí: Inicio » Página » Nuestros Voluntarios
Hacia las montañas…TROODOS (Τρόοδος)

Hacia las montañas…TROODOS (Τρόοδος)

Soy  de los que encuentran algo  especial  en las ramas y la corteza, en la tierra húmeda,  la hojarasca,  los pliegues del terreno, en esos  mantos verdes, y  en los sonidos que allí habitan. Las montañas me han atraído desde niño, y es que por muy inclinadas que sean sus laderas, por mucho calor que haga, allí siempre habrá una sombra bajo la que tumbarse  a descansar  contemplando ese baile  tan sereno de los rayos de luz entre las hojas, mientras  suena la brisa.P1080946

Como si Chipre leyera mi mente,  mi primera escapada de  la ciudad ha sido para hacer senderismo en Trodos,  una región que alberga el principal sistema montañoso de la isla y en donde se encuentra el punto más alto de esta, el Monte Olimpo, que asciende 1.951 m sobre el nivel del mar.

P1080978

Tal día, me acordé mucho de Canarias, no sólo por los  pinares, o lo abrupto del terreno, sino porque compartí la experiencia con tres profesoras  y tres alumnas del colegio de Granadilla de Abona, Tenerife.  Las conocí por medio de Artur, un profesor portugués, que se aloja en el Centro Cultural donde vivo y que, junto a otro equipo de profesores-alumnos de Londres y Chipre, participan en  el programa Comenius.  Este es un programa  de cooperación que tiene múltiples formas; en este caso, lo llevan  a cabo entre cuatro centros escolares de primaria,  y su principal objetivo es reforzar la dimensión europea en el campo de la educación infantil, primaria y secundaria, promoviendo la movilidad y la cooperación entre centros educativos.  Trataré de hablaros detenidamente de este programa en otra ocasión, ya que la experiencia que he vivido con ellos estos días, sumada a las caras de felicidad de los niños de cuatro países diferentes teniendo vivencias que no olvidarán jamás, no tiene desperdicio alguno.P1080958

Así, con todo este equipo, mezcla de Portugueses, Ingleses, Chipriotas y Canarios, unos 25 o 30 en total, nos adentramos en el bosque para ir en busca de  la cascada de Kalidonia, que con una caída de 12 metros, es una de las mayores de Chipre.

El sendero  resultó bastante cómodo,  sin demasiado desnivel aunque en continuo ascenso, y la humedad,  que dominaba el terreno, embarraba las suelas  desde los primeros metros. Tímidamente, la vegetación muy densa me recordaba a la Laurisilva, sobre todo  al apoyarme sobre algunas  rocas  recubiertas de musgos,  que parecían enormes esponjas cargadas de agua.

P1080957

El camino fue acercándose poco a poco al cauce de un río que se escuchaba desde el principio de la ruta, cruzándolo por primera vez   tras haber recorrido unos 500 metros y desde ahí, caminando a su lado. Evitando el barro y los resbalones, caminamos  serenos, sacando fotos,  disfrutando del paseo y de la compañía, cruzando constantemente de una orilla  a otra  por medio de unos puentes de madera, y así, casi sin darnos cuenta,  recorrimos los 3 kilómetros del sendero y apareció la  cascada casi por sorpresa.

P1080951

¡Qué sensación la de  mojarte la cara y las manos con el agua cuando  estás tan cerca de su nacimiento en las cimas de las montañas! Me hubiese quedado horas sentado en un banco de madera en frente de la cascada, escuchándola… pero   los 20 niños se hubiesen desesperado.

A pesar de ya haber dejado atrás mi infancia, estos lugares me siguen transmitiendo una belleza asombrosa. Regresé  con un cachito de la paz que allí se respira, entre tantos árboles, la transparencia del  agua, la húmeda hojarasca en el suelo… Cuánta pureza.

P1080967

Comments

comments

Acerca de Nauzet

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top