Martes , 22 mayo 2018
Novedades
Estás aquí: Inicio » Página » Nuestros Voluntarios
Eskifjörður

Eskifjörður

La aventura en Islandia ha sido muy  intensa desde el primer momento.  El mismo día de llegada dio para mucho.  Conocimos las distintas ubicaciones de la organización de acogida (Worldwide Friends)  en Reikiavik, la oficina y el organigrama de gestión.  Los SVE ya instalados nos recibieron en la “White House” (Algo así como el cuartel general)  con una acogedora  presentación. Posteriormente almorzamos  con algunos SVE y los integrantes coreanos  de un workcamp,  en la “Harbor House”, una pequeña casita tradicional ubicada en el puerto y con más de 120 años de historia, que desde ese mismo momento pasaría a ser mi primer hospedaje en esta isla, aunque no por mucho tiempo. Tres días en Reikjavik, viernes, sábado y domingo, para conocer la ciudad e intégranos en el grupo de voluntarios. Que mejor manera  de integrar ambos objetivos que una fiesta de bienvenida  organizada por los SVE.

Ya el lunes empezaba un viaje por el sur de la isla con el fin de realizar un training de iniciación en la organización y a la vez conocer el resto de la isla. El primer destino Hveragerdi, donde WwF realiza un workcamp relacionado con la salud y la naturaleza. Aprovechando el viaje hacia el sur, realizamos la famosa ruta turística conocida como  Golden Circle: El parque nacional de Pingvellir, el geiser “Geysir” y la cascada de Gullfoss fueron  carta de presentación para la impresionante y poderosa naturaleza islandesa.

Otros tres días en Hveragerdi para realizar un training que abarcó desde consejos y  recomendaciones hasta alguna que otra clase de historia e idioma islandés. Llegados a este punto comenzaba el que, por el momento, es el viaje más largo que he realizado por carretera. Más de 700 Km en unas 10 horas, con paradas en los lugares más emblemáticos y sorprendentes del sur, cascadas, un glaciar, playas de arena negra y finalmente Eskifjörður.

DCIM100GOPRO

Eskifjörður es una pequeña localidad de unos 1000 habitantes, en el extremo Este de Islandia, la cual probablemente no olvidaré en mi vida.  Aquí he vivido por primera vez la sensación de estar nadando en una piscina descubierta, o bañándome en un hotpot de agua a 35º, mientras la temperatura ambiente ronda los 0º y el paisaje que te rodea son montañas nevadas. Se trata de una simple piscina municipal que poco tienen que ver con las famosas termas islandesas, pero como iniciación no está nada mal. En Eskifjörður  he vivido otras experiencias memorables, disfrutar de atardeceres indescriptibles dignos de postal, aunque a diferencia de las postales, en persona si se aprecia el olor a pescado seco que de vez en cuando, y solo de vez en cuando desprende la factoría, principal industria del lugar. Y sobre todo recordaré Eskifjörður por ser el lugar donde por primera vez en mi vida vi nevar sobre mí, un recuerdo que imagino será siempre especial para cualquier lanzaroteño. Y todo esto sin contar el gratificante y sorprendente proyecto de colaboración que vinimos a desarrollar aquí o la integración con las personas locales… pero eso ya es harina de otro costal.

Bici

Comments

comments

Acerca de tino

Canario multicultural y proactivo. Optimismo por bandera, sensatez por receta!!

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top