Domingo , 21 octubre 2018
Novedades
Estás aquí: Inicio » Página » Nuestros Voluntarios
En resumen…

En resumen…

¿Que qué ha sido para mí mi experiencia SVE? Pues, en resumen, una de las mejores experiencias de mi vida…

Antes de irme a Palermo pensaba que el SVE sería una especie de Erasmus-curso de idiomas: el hecho de trabajar sólo 35 horas a la semana, de ir tan de la mano (en el sentido de que te paguen el piso, te den dinero para comer y para tus gastos…), la asistencia sanitaria completa gratuita… No me parecía la vida real. Tampoco conocía a nadie que lo hubiera hecho antes y por eso tampoco tenía unas expectativas muy marcadas. Sin embargo, ya acabado mi proyecto, puedo decir que hacer un SVE es algo real, tan real como la vida misma.

He aprendido muchísimas cosas. El simple hecho de irte a vivir a un país extranjero ya te hace crecer como persona: abrir la mente, madurar, ser más tolerante. Me ha servido para quitarme muchos miedos.  Me he sorprendido a mí misma reaccionando de manera muy “normal” ante situaciones totalmente surrealistas o ante cosas que antes me daban mucho miedo y que, sin darme ni cuenta, pude afrontar sin problemas. Estoy bastante sorprendida de cómo me he comportado y me siento mucho más capaz de hacer cosas que antes a lo mejor ni se me pasaban por la cabeza… Está claro que si no te pones a prueba a ti mismo nunca sabrás de lo que eres capaz.

Esta experiencia me ha servido sobre todo para saber cómo enfocar mi futuro. Antes de hacer el voluntariado no sabía muy bien qué era lo que realmente quería hacer, estaba un poco perdida, me gustaban tantas cosas al mismo tiempo… Ahora he descubierto qué cosas me apasionan y tengo claro por qué camino quiero continuar.

Una cosa que recuerdo bien de antes de marcharme fue cuando Santa me dijo que quien ha hecho un SVE ya luego no puede tener un trabajo normal. Y es que ahora que lo he probado ya no lo puedo dejar. Un día, discutiendo acerca de las motivaciones por las que nos habíamos hecho voluntarios, yo dije que para mí la motivación principal sería el placer, ya que, según yo veo, hacer un voluntariado es una experiencia que te hace sentirte realizado, que te sirve para aprender, que te ayuda a entender mejor al mundo y a ti mismo. El voluntariado es también un acto noblemente egoísta. Aunque pueda parecer que lo haces por los demás, en realidad lo haces por ti mismo. Aunque pienses que lo haces sin esperar nada a cambio estás recibiendo mucho más de lo que creías. El voluntariado es, sin duda, un acto muy placentero ;)

A lo largo de los 5 meses que ha durado mi proyecto he conocido a muchísima gente interesante. Y a un par de auténticos voluntarios. No voluntarios europeos sino voluntarios de corazón. Personas pacíficas pero reivindicativas, capaces de adaptarse a diversas situaciones y que reivindican sus derechos sin jamás buscar el conflicto.  Personas sensibles con la realidad que les rodea, con las personas, con el medio ambiente. Personas desinquietas y motivadas que quieren cambiar el mundo.  Personas que no son materialistas porque han descubierto que el verdadero sentido de la felicidad no es el dinero.

En resumen ha sido una experiencia maravillosa. ¿A qué esperas tú para probarla?

 

Comments

comments

Acerca de Laura

Como diría mi amigo Alejandro, soy una "romántica de la vida". Me encanta viajar y descubrir sitios nuevos, sus gentes, sus costumbres, aprovechar y aprender de cada experiencia y sobre todo disfrutar de cada pequeño detalle y de los placeres más sutiles del día al día...

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top