Martes , 22 mayo 2018
Novedades
Estás aquí: Inicio » Página » Nuestros Voluntarios
EL DESAFÍO DE LA INSULARIDAD

EL DESAFÍO DE LA INSULARIDAD

El archipiélago canario presenta unas características muy concretas como son el buen clima, el valor paisajístico, una localización estratégica…  pero a su vez el hecho de ser un lugar tan diferenciado conlleva una serie de inconvenientes. En este sentido podríamos decir que es una situación frecuente cuando se conjuga el binomio insularidad y lejanía. Tanto los puntos positivos como negativos, resultantes de esa ecuación viene a definir la realidad social y  económica que se vive en las islas, siendo un factor clave a la hora de buscar empleo.

La finitud del terreno implica una mayor complejidad tanto en el desplazamiento interno como hacia el  exterior. Por una parte, el desplazamiento en el interior se puede ver condicionado ya que la implantación de medios de transportes  alternativos como el tren o líneas aéreas dentro del propio terreno insular podría no ser rentable, en el caso canario esto no supone un problema importante debido a las reducidas dimensiones que presentan cada una de las islas. Otro asunto bien distinto es la conectividad con terreno continental o con el resto del archipiélago. Con una población que supera los dos millones de habitantes  y el turismo como principal motor económico, las conexiones aéreas con el resto de Europa están más que garantizadas. Aunque el continente africano está  solo a unos  100km del archipiélago,  podríamos decir que las relaciones comerciales e incluso sociales son casi anecdóticas. Son los más de 1500km  que separan a Canarias de Madrid, los que realmente suponen una barrera.  No obstante la revolución que ha vivido el mercado aeronáutico, con la aparición de las compañías “Low Cost”  que han arrastrado los precios a unos márgenes  más razonables, junto con un apoyo estatal  instrumentado mediante el  descuento del 50% en el importe del billete para los residentes canarios, hacen que esta barrera sea más llevadera. El desplazamiento entre islas  a su vez  presenta algunas diferencias con respecto a la movilidad hacia la península. También está disponible ese apoyo institucional en forma de descuento, pero a diferencia del mercado nacional, no se ha vivido una revolución en el mercado aeronáutico canario, ni se le espera… El hecho de que una sola compañía controle todo el mercado favorece su dominio sobre el canal a la hora de proveer el servicio, en otras palabras “o lo tomas o lo dejas” esto conlleva la paradoja de que en muchas ocasiones pueda ser más barato viajar a la península que entre islas. La alternativa la aporta la comunicación marítima mediante las líneas de ferry. En este caso no se produce un monopolio tan acentuado, que junto a las diferencias intrínsecas con el sector aéreo hacen que los desplazamientos sean menos costosos, al menos en valor monetario, ya que también implican traslados mucho más parsimoniosos.

 4islao

El archipiélago canario no deja de ser un territorio súper poblado, pero a su vez  especialmente fragmentado,  lo que genera grandes diferencias  y especificidades entre cada una de las islas. Estas particularidades  son principalmente las  características naturales y los recursos con los que cuenta cada isla. La base sobre la que se desarrolla un micro entorno económico insular.

A tenor de esas fortalezas de cada isla se orquesta un modelo de explotación económica muy concreto, que otorga el papel protagonista a la locomotora turística, con la hostelería como  principal vagón de carga. Este modelo se ve obligado a dejar a un lado aquellos sectores o campos donde la lejanía e insularidad no les permiten ser rentables, o simplemente se explotan en menor medida.  Sectores como la cultura y espectáculos, la ingeniería, industria pesada… se ven forzosamente relegados a un segundo plano, y con ello los isleños interesados o especializados en estos campos encuentran en la emigración la única alternativa. Menor variedad de sectores económicos y la superpoblación aumentan la competitividad y obligan a las nuevas generaciones a especializarse para convertirse en profesionales más valiosos. Afortunadamente el desarrollo de las TIC (tecnologías de la información y comunicaciones) parecen aportar una mayor amplitud a las posibilidades de explotación económica  y con ello nuevos campos laborales.

En principio tanto la insularidad como la lejanía, son dos características que también aparecen en el caso de Islandia, pero no terminan de suponer una barrera tan difícil de superar a la hora de buscar empleo.  El hecho de ser una isla-Estado independiente con moneda propia, les proporciona un mejor y más flexible control sobre su economía. Un territorio infinitamente mayor que el canario, con una población que ronda los 350.000 habitantes limita el factor de competencia a la hora de buscar empleo, y la abundancia de recursos naturales hacen que la base de la economía no dependa tanto del turismo, repartiendo su peso entre otros sectores como son la pesca o la energía.  Podríamos decir que en Islandia se puede encontrar trabajo dentro de un mayor número de sectores, pero siempre adaptado a una población especialmente reducida.

Por último, cabe destacar que tanto en la situación especialmente dura que estamos viviendo en estos tiempos, como en el entorno de “normalidad” económica previa a la crisis, Islandia siempre ha presentado mayor fortaleza económica, mayor poder adquisitivo y menor tasa de paro que España y Canarias. Esto repercute en el mercado laboral como en las ayudas a la búsqueda de empleo y la subsanación de las berreras procedentes de la insularidad de las que provee el Estado islandés a la población.

Comments

comments

Acerca de tino

Canario multicultural y proactivo. Optimismo por bandera, sensatez por receta!!

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top