Lunes , 20 noviembre 2017
Novedades
Estás aquí: Inicio » Página » Nuestros Voluntarios
Ecología en la cocina

Ecología en la cocina

Los voluntarios somos una fuente de energía limpia y renovable, ¿por qué no aprovecharla?

Esta fue la idea que me inspiró a iniciar mi primera expedición al mundo de la ecología doméstica. Ya que una de mis inquietudes ha sido desde siempre el cuidado y el respeto por el medio ambiente, pensé que sería una buena idea empezar a transmitir esta inquietud a mis compañeros de piso.

Empecé por buscar en páginas web y echar un ojo al libro 50 Cosas sencillas que tú puedes hacer para salvar la Tierra (Ed. Plaza & Janes) a ver si encontraba algunos consejos, pequeños gestos ecológicos que fueran significativos, que tuvieran impacto y con los que pudiera empezar a introducir el tema en la casa SVE.

Sin título

Aunque cuando comencé a leer me entusiasmaron muchísimas ideas, pensé que, para empezar, lo mejor sería restringir la búsqueda a un solo ámbito y a una sola habitación: la cocina, la habitación en torno a la que gira la vida de los voluntarios, por la que todos pasamos y lugar de reunión y de recibimiento de invitados. Además se trata de una de las habitaciones de la casa que más energía consume y donde más medidas ecológicas se deben tener en cuenta. Encontré algunos datos curiosos del tipo:

¿Sabías que la lavadora consume el 14% de la energía de una casa?¿y que si se lava la ropa con agua fría se ahorra un 90% de energía?¿sabías que un grifo abierto malgasta entre 5 y 10 litros de agua por minuto?¿y que si se cierra al lavar los platos se puede ahorrar hasta 80 litros de agua en un día?

Y también encontré algunos consejos muy buenos y sencillos para poner en práctica:

Encender el fuego sólo cuando tengas los calderos listos, poner los pequeños en los fuegos pequeños y los grandes en los grandes, no introducir alimentos calientes en la nevera pero sí dejar en ella los que quieras descongelar…

Seleccioné los más interesantes, dibujé unos cartelitos con forma de nubes y un sol radiante que inspirase buen tiempo (ya que todos estamos un poco aburridos de la lluvia palermitana) y los coloqué en la pared del fregadero, a la altura de los ojos del que friegue la loza, así, todo muy de niños de parvulario, pensando en que siendo en casa 6 personas, si al menos 4 hicieran caso de los cartelitos ¡seríamos una casa un 67% más ecológica!

ii

Os diré que han funcionado muy bien. Todos están muy contentos de poder contribuir con gestos tan sencillos como éstos y ahora se sienten más realizados y mejores personas. Yo de momento seguiré  colonizando más habitaciones de la casa en nombre de la Madre Tierra y les recomiendo que, si tienen un ratito libre y ganas de hacer una buena acción con muy poco esfuerzo cada día, prueben a hacer algo parecido :)

Comments

comments

Acerca de Laura

Como diría mi amigo Alejandro, soy una "romántica de la vida". Me encanta viajar y descubrir sitios nuevos, sus gentes, sus costumbres, aprovechar y aprender de cada experiencia y sobre todo disfrutar de cada pequeño detalle y de los placeres más sutiles del día al día...

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top