Martes , 24 octubre 2017
Novedades
Estás aquí: Inicio » Página » Nuestros Voluntarios
Challenge accepted

Challenge accepted

Bueno, provengo de Tenerife, una isla en la que la base de la economía es el turismo, al igual que el resto del Archipiélago Canario. Su situación geográfica y climatología, la convierte en un perfecto de destino turístico para viajeros en busca de sol y playa. En general Canarias cuenta con un clima primaveral casi todo el año, del que los turistas pueden disfrutar en cualquier ocasión. Por tanto bien es cierto que en verano, encontrar trabajo en esta industria es más sencillo ya que es la época vacacional por excelencia, donde los forasteros buscan tierras donde poder descansar y disfrutar de su tiempo libre. El sector primario fue durante años el pilar económico de la isla, con productos como el plátano, el vino y productos marinos, como también es el caso de Madeira. Sin embargo, en la actualidad debido al insostenible crecimiento de la población estas actividades se han visto reducidas a pequeño consumo local y servicios reducidos de exportación.

 A nivel nacional, Canarias es la comunidad autónoma que lidera la tasa de paro juvenil con el 70,3%. Por lo tanto podemos decir que siete de cada diez jóvenes canarios están desempleados. Madeira se plantea problemas parecidos a Tenerife, presenta alta tasa de paro, con economía basada mayormente en el turismo y donde el sector primario ha quedado algo desplazado.

Los desafíos a los que se enfrentan los jóvenes isleños en la actualidad una vez terminados los estudios, hacen que estos se planteen diferentes alternativas en cuanto a su futuro. Nos encontramos con un abanico, no tan amplio de posibles caminos a seguir. Entre los jóvenes buscadores de trabajo encontramos una alta presencia de jóvenes altamente cualificados que tantean en busca de un empleo adecuado a sus expectativas frente a aquellos jóvenes que ya han trabajado desde corta edad por diferentes motivos.

Como primer objetivo, se proponen una búsqueda activa de empleo y, siendo una de las generaciones más preparadas, optar por un trabajo con condiciones laborales mínimas es todo un desafío. Como ya hemos dicho, la importancia del turismo en ambos Archipiélagos hace que la mayoría de los empleos disponibles correspondan al  sector servicios, aunque claro está, hablamos muchas veces de trabajos temporales. Algunos jovenes maderienses que he conocido se encuentran trabajando en empresas de actividades turísticas o en el sector de la restauración en trabajos en los que se han acomodado y les gusta estar. En otros casos estos trabajos sin relación con sus estudios u objetivos pueden contribuir a una desilusión por falta de expectativa. Siendo jóvenes y sin haber trabajo previamente, otra alternativa es emprender que conlleva mucha responsabilidad y innovación en una era que ya todo o casi todo está inventado (ser emprendedor en época de crisis).

Por una parte, muchos jóvenes están alargando sus años de estudio posponiendo así su ingreso al mercado laboral, pero sumando conocimientos a sus estudios previos. Ambas islas cuentan con Universidad, aunque no presentan una oferta formativa demasiado amplia, asi que en estos casos muchos optan por estudiar fuera de la isla.

Otra alternativa de la que están disponiendo muchos jóvenes isleños en la actualidad es la adquisición experimental de experiencia en forma de  prácticas o voluntariados, que son un acercamiento al mercado laboral y obtención de la famosa experiencia tan demanda en numerosos puestos de trabajo. El problema es la falta de información o interés en programas como el voluntariado. Mi asociación, SPEA, es de las pocas en la isla que se encarga de llevar a cabo el envio de voluntarios europeos, aunque muy pocos jovenes son los han disfrutado de ello. Acciones como estas pienso que dan la opción al joven de salir de la isla y hasta del país a un ámbito culturalmente diferente lo que conlleva numerosas aportaciones tanto personales como profesionales y, con mucha probabilidad además, obtención de conocimientos de un nuevo idioma. Y claro está otra alternativa bastante recurrida últimamente es la emigración, dejándose  llevar cual veleta en busca de oportunidades que se ajusten a las exigencias o por lo menos un empleo digno, aunque haya que estar unos meses de camarero de mesa para poder encontrar algo.

Analizando los desafíos a los que se enfrentan los jóvenes en ambas islas, podemos concluir que si, para los jóvenes isleños tienen unas limitaciones pero que no están relacionadas únicamente con residir en un territorio “aislado”, aunque si puede conllevar una falta de espacio, se basa más bien en cuál es el principal precursor económico de la isla, y aún más, del país. Ahora mismo, tal y como está la situación y más viviendo en islas periféricas que presentan menor posibilidad de accesibilidad al continente, esta excesiva dependencia del sector turístico produce grandes inconvenientes a la hora de desarrollar otros sectores sumado a que el ratio de búsqueda de un joven isleño es menor que el de un joven que, vive en territorio peninsular.

Agradecer a Sonia Gonzalez Correa, también una joven isleña, por la discusión de este tema.

Comments

comments

Acerca de Alicia

dkn7Hdm

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top