Lunes , 18 diciembre 2017
Novedades
Estás aquí: Inicio » Página » Nuestros Voluntarios
Bellissima Palermo

Bellissima Palermo

Multicultural, ajetreada, sucia, bellísima… así es la ciudad de Palermo, la ciudad dónde pasaré mis próximos 5 meses.

1IMG_0030 (2)

Escribo ya in situ, desde mi nueva habitación en mi nueva casa, afuera tanto graniza como sale el sol y el ruido de los coches y de los vendedores ambulantes de fruta y verdura sube hasta mi ventana en el cuarto piso de un edificio antiquísimo. Sólo llevo una semana en esta ciudad y ya la siento un poco mía.

Palermo , febrero 2013 365

Los primeros días del SVE suelen dejárnoslos libres para que nos familiaricemos un poco con el país de acogida, así que yo los he aprovechado para hacer un poco de turismo por Siclia. El fin de semana decidimos hacer un tour por el norte, vimos Cefalù, Tindari, Taormina… típicos pueblos de postal: aguas turquesa, montañas verdes que llegan hasta la misma orilla del mar, tranquilidad… pueblitos que confirmaron todos los clichés e ideas preconcebidas que yo tenía de las islas del Mediterráneo. Palermo, en cambio, me cambió los esquemas, aquí se tiene más la sensación de estar en África que en Europa.

1IMG_0026

Palermo es la ciudad más grande de Sicilia, más grande que cualquiera de Tenerife. Larguísimas avenidas que hay que caminar (ya que el transporte público no funciona muy bien), zocos, a los que ellos llaman mercados, llenos de vistosas berenjenas, naranjas, quesos… señoras que sacan sus tendederos a la calle y dejan su ropa secándose al sol mientras los viandantes deben bajar continuamente de la acera para esquivarlos, y siempre gente por todas partes. Muchísima gente y muchísima vida.

1IMG_0013

Puede parecer una bobería pero lo primero que tuve que aprender, o mejor dicho reaprender, cuando llegué fue cómo cruzar la calle. Por lo visto, aunque los sicilianos tengan un carnet de conducir europeo, en teoría igual que el nuestro, aquí las reglas de conducción son muy diferentes: conductores que para atajar se meten en dirección prohibida, 4 hileras de coches donde sólo hay 3 carriles, stops que se hacen como ceda el paso y ceda el paso inexistentes… El truco consiste en esperar a que los coches estén a una distancia prudente y tirarse a la calzada (no es aconsejable que esperes en el paso de peatón a que algún coche decida dejarte pasar porque podrías morir de aburrimiento o incluso de viejo), en una especie de duelo de miradas desafiantes que dura apenas un segundo se ve quién es más temerario, si el peatón kamikaze que se tira encima del coche o si el conductor siciliano que acaba de saltarse 3 semáforos en rojo, entonces, casi siempre, el coche disminuye la velocidad dejándote el tiempo justo para echarte a correr y no ser atropellado.

1IMG_0002 (2)

Gracias a Dios todos los voluntarios europeos tenemos un seguro de vida y si algún día me pasa algo, mi cuerpo será llevado a Tenerife… pero si tengo que morir atropellada, que sea en la Bellissima Palermo. ;)

¡Besitos! O, mejor dicho, baci!

Comments

comments

Acerca de Santa

Creadora y coordinadora del proyecto Island Shake. Creator and coordinator of the Island Shake project.

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top